brainReservaVales de Regalo

5 cosas que no debes hacer en un escape room

Cuando vamos a un escape room muchas veces estamos tan emocionados y nos metemos tanto en la historia que podemos llegar a hacer alguna que otra locura sin darnos cuenta. Si eres de los que viven estas experiencias al máximo te vendrá muy bien conocer estos 5 consejos sobre qué no debes de hacer nunca en un escape room.

Allá van:

 

1- No comunicarte con el resto de tu equipo.

A veces nos invade el instinto de supervivencia y estamos tan centrados en escapar que nos olvidamos de que estamos en un juego en equipo y que el principal objetivo es vivir una aventura y disfrutar con tus amigos, familia o compañeros de trabajo de la experiencia.

No olvides disfrutar y contar con todos los miembros del equipo, ellos también pueden aportar grandes ideas y seguro que juntos podéis resolver las pruebas con más facilidad.

 

2- Desordenar las pistas o objetos que habéis encontrado.

Muchas veces al abrir un candado o usar un objeto nos emocionamos tanto con el próximo paso a seguir que se nos olvida todo lo demás. Consejo: buscad dos zonas separadas donde dejar las cosas que ya habéis usado y las que están pendientes de utilizar. Os sorprendería la de gente que ha perdido minutos y minutos intentando abrir dos candados con la misma llave… 

 

3- Intentar hacer trampa.

Aaaaayyy, que queremos ser más listos que el sistema y poder escapar antes…. A veces puede que funcione y consigas abrir un candado inventándote la combinación si eres un suertudo. Pero mejor deja eso para jugar a la lotería porque seguramente si haces trampa, luego encuentres una pista que te vaya a quitar mucho tiempo porque no encaja en ningún sitio. En un escape room todo está pensado para resolverse de una determinada manera y si lo alteras puedes encontrarte con un problema más adelante.

 

4- Forzar candados, puertas, muebles o similares.

Normalmente no tendrás que usar la fuerza para nada en un escape room: así que, no te dejes llevar por la emoción porque puedes romper algo que no te va a servir para nada en tu misión.

Piensa en las horas y horas de trabajo y esmero que hay detrás de una de estas salas, y se respetuoso y cuidadoso con lo que hay dentro. Lo que para ti puede ser un momento de adrenalina puede suponer una gran pérdida en un escape room.

 

5- No prestar atención al game master.

Parece demasiado obvio como para ponerlo en esta lista pero pasa más de lo que nos imaginamos. Cuando llegamos a la sala tenemos tantas ganas de entrar y comenzar a jugar que la atención se nos dispersa y no hacemos todo el caso que deberíamos al game master. Mucho ojo porque este papel es fundamental dentro de un escape room y os puede dar claves muy importantes para conseguir vuestra misión y lograr escapar de la sala a tiempo.

 

Seguro que te puedes sentir identificado con algunas de estas cosas o conoces alguna historia sobre algún caso similar a lo que contamos. Así que, acuérdate de estos consejos para tu próxima sala de escape y disfruta al máximo de la experiencia, sin causar daños ni perder la esencia del juego.

 

Y recuerda, ¡el tiempo es la esencia!